Publicado el Deja un comentario

¿Qué Está Causando Mi Eccema? 6 Desencadenantes comunes

Los 6 desencadenantes más comunes para el eccema:

1. Piel seca: Cuando la piel está seca, puede causar síntomas de eccema, como piel quebradiza, áspera o escamosa. Algunas personas tienen una afección genética asociada con una proteína de la piel llamada filagrina que hace que su piel pierda humedad y permita que los alérgenos y las bacterias entren en la piel con mayor facilidad. La mejor manera de prevenir un brote de eccema es mantener la piel bien hidratada. Investigaciones recientes sugieren que humectar la piel de un bebé desde el nacimiento puede ayudar a prevenir el desarrollo de eccema.

2. Alergias alimentarias: Los alérgenos alimentarios pueden desempeñar un papel en la aparición de síntomas de eccema, en particular en bebés y niños pequeños. Se cree que la ruptura de la barrera cutánea contribuye a una respuesta alérgica cuando se consume un alérgeno alimentario. Entre los niños menores de 2 años, el eccema suele estar relacionado con la alergia a la leche o al huevo, pero puede ocurrir con cualquier alimento.

3. Alergias ambientales: Las personas con eccema pueden experimentar síntomas después de la exposición a ciertas hierbas, árboles o polen de ambrosía y/o moho interior o exterior. La caspa de mascotas y los ácaros del polvo también pueden desencadenar síntomas. Dado que estos alérgenos a menudo son difíciles de evitar, el tratamiento más importante es la hidratación agresiva, junto con antihistamínicos y corticosteroides tópicos para la piel, si es necesario. Las pruebas cutáneas ayudarán a identificar alergias específicas para que pueda evitar los alérgenos. A algunos pacientes les va bien la inmunoterapia con alérgenos (inyecciones o tabletas para la alergia).

4. Alergias de contacto: El eccema a veces se desencadena por algo con lo que una persona está en contacto de forma regular. Podría ser una pieza de joyería que contenga níquel, caucho o productos químicos utilizados en cosméticos, desinfectantes y productos para la piel. Si es necesario, un alergista puede hacer una prueba de parche para identificar los alérgenos específicos que causan el problema. Otros alérgenos potenciales para la piel incluyen ungüentos antibacterianos como neomicina y bacitracina y formaldehído, que se encuentran en desinfectantes, pegamentos y adhesivos domésticos.

5. Irritantes para la piel: Aunque no son alérgenos, algunos jabones, detergentes, fragancias y ropa de lana o sintética pueden irritar significativamente la piel sensible. La ropa pesada o ajustada que se frota contra la piel también puede causar síntomas. El humo del cigarrillo también puede irritar la piel, de la misma manera que irrita los pulmones y los ojos. Use productos suaves y no irritantes y quédese con ellos. La ropa de fibra natural, como el algodón o la seda, suele ser la más cómoda.

6. El eccema por calor puede exacerbarse cuando hace calor, ya que puede resecar la piel o causar sudoración. El sudor, en particular, puede acumularse en las axilas o en la parte interna del codo, lo que provoca irritación de la piel. Use ropa adecuada: ropa ligera y transpirable en verano. Evite salir al aire libre durante las horas de mayor calor durante el día. Si sales a la calle, lleva una toalla pequeña contigo para limpiar el exceso de sudor. Y mantente hidratado para hidratar de adentro hacia afuera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.