Publicado el Deja un comentario

The British South Africa Company

Autogobierno

Inmediatamente después de la Primera Guerra Mundial se reanudó la presión por el autogobierno, y se nombró una comisión real para considerar el futuro del territorio. Como resultado del informe de la comisión, en 1922 se celebró un referéndum de electores entre los 34.000 europeos del país; la elección era entre la entrada en la Unión de Sudáfrica como su quinta provincia y el pleno autogobierno interno. A pesar de la oferta de términos generosos del primer ministro de la Unión, el general Jan C. Smuts, una mayoría votó a favor del autogobierno. El 12 de septiembre de 1923, Rodesia del Sur fue anexionada a la corona y se convirtió en una colonia autónoma. El gobierno británico mantuvo el control de las relaciones exteriores y un veto final con respecto a la legislación que afectaba directamente a los africanos.

El período de entreguerras fue de progreso material, con el desarrollo de una economía razonablemente próspera basada en cobre, oro y otros minerales, maíz, tabaco y ganado. En 1953, Rodesia del Sur tenía una población europea de 157.000 habitantes y unos ingresos anuales de más de 28 millones de libras esterlinas.

La política de Sir Godfrey Huggins (más tarde Lord Malvern), que sirvió como primer ministro de Rodesia del Sur durante 20 años, era construir una sociedad de acuerdo con el dictum de Rhodes de «igualdad de derechos para todos los hombres civilizados», una en la que el mérito y no el color deberían ser la prueba del progreso político y económico. Creía que el poder político no debía darse a los africanos hasta que tuvieran la experiencia suficiente para saber cómo ejercerlo en cooperación con los europeos y mantener así el desarrollo económico acumulado a lo largo de los años.

Un segundo principio en el que Lord Malvern y la mayoría de los demás europeos de Rodesia del Sur y Rodesia del Norte (más tarde Zambia) creían profundamente era que los dos países debían unirse, tanto para su beneficio económico mutuo como para garantizar el establecimiento de un Estado poderoso basado en la cultura y las tradiciones británicas. Malvern no logró asegurar su fusión, pero apoyó la federación de Rodesia del Sur, Rodesia del Norte y Nyasalandia (más tarde Malawi) cuando esa solución fue finalmente aceptada por los británicos en 1953.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.